FANDOM


Inicio de la saga del cielo ~Overtura~ (聖闘士星矢 天界編 序奏 ~overture~, Saint Seiya Tenkai-hen Josō ~Overture~?) es la quinta película basada en la serie de manga y anime Saint Seiya. En un principio fue considerada para continuar la historia original pero luego quedó en el mismo estatus de las películas predecesoras, sin conexión directa con la cronología original, ya que la continuacion oficial de Saint Seiya en el manga es Next Dimension. Aunque como Next Dimension es una historia que aún no ha terminado, Tenkai-hen Josho Overture deja abierta la posibilidad de una continuación después de la Saga de Hades.

La peliculaEditar

| valign="top"|

En una casa sobre un lago, se encuentra Seiya en silla de ruedas, completamente inmóvil. Tres ángeles llegan y lanzan su ataque en forma de lanzas contra Seiya, las cuales atraviesan la silla y se ve sangre correr, sin embargo ninguna de ellas logra
Overture.jpg

Overture

acertar a Seiya. En eso aparece Saori, quien lleva unas cuantas toallas con las que cubre el cuerpo de Seiya, entonces los ángeles entienden que su falla fue a causa de ella.

Los ángeles insisten en que no se interponga, Seiya debe ser castigado por ofender a los dioses, pero Saori no piensa permitirlo. Los tres ángeles intentan atacar a Atena, pero su cosmos actúa como un campo de fuerza que les impide acercarse. En ese momento el sol que brillaba al atardecer, se oculta bajo la luna, Saori se percata que sólo hay alguien capaz de someter a la luna a su voluntad y hacerla que brille más que el sol, con su propia luz. Esa es su hermana Artemisa, la diosa de la luna.


| colspan="2" valign="top"|

Artemisa le dice a Atena que ha desobedecido a los dioses y que tiene que castigar a sus Caballeros por tanta ofensa en contra de ellos. Artemisa le exige además el control de la Tierra, el cual Atena entrega con una condición: los dioses deberán perdonar a Seiya y los demás. Artemisa accede, pero le recuerda que cualquier otra ofensa más y no los perdonará. Artemisa y sus guerreros desaparecen.

En un lugar muy oscuro parecido al limbo, rodeados de sombras de fuego, se escuchan las voces de dos dioses que le hablan a los Caballeros Dorados, desnudos, en sombras y sin expresión alguna en el rostro. Los dioses les dicen que están confinados ahí de por vida. Por ofender a los dioses, sus almas estarán selladas ahí para siempre. Shion de Aries y Dohko de Libra les dicen que ellos son Caballeros de Atena y que pelearán por ella para siempre. Los dioses no hacen caso de sus palabras, afirmando que es imposible para ellos salir de ahí y que deben de cumplir con su castigo.

Seiya queda solo en su silla de ruedas mientras tiene varios recuerdos de cómo Hades clava la espada en su pecho. Seiya despierta de su letargo y se levanta, en eso aparece Marín de entre las sombras. Marín se sorprende de encontrarlo ahí ya que
Artemisa 2.jpg

Artemisa

nadie sabia de él ni de Atena después de la batalla contra Hades. Marín encuentra en ese lugar un pendiente con una campanilla dentro, aparentemente tirada por uno de los ángeles, la cual recoge y guarda con fervor. Marín le dice a Seiya que debe ir al Santuario a buscar a Saori y se va.

Cuando Seiya llega al Santuario apenas lo reconoce, pues hay agua por doquier. Seiya percibe una sombra conocida, se trata de Shaina. Seiya pregunta qué ha pasado y dónde esta Atena, Shaina simplemente contesta que este ya no es lugar para alguien como él. El Santuario ya no es de Atena, ahora pertenece a Artemisa.

Seiya no lo cree, así que Shaina lo ataca. Cuando Seiya se dispone a contraatacar aparecen Jabú de Unicornio e Ichi de Hidra y lo golpean. Seiya descubre que sus fuerzas lo abandonan y Shaina le explica que Atena los ha abandonado a ellos y a la Tierra por ser tan patéticos. Shaina lanza su ataque y destruye el borde del barranco donde está parado Seiya, sepultándolo en uno de los lagos del Santuario. Los tres se van de ahí mientras que comentan que puede que Seiya no este solo.

En un templo con una enorme alberca, Atena entra y al juntar sus manos empieza a derramar su sangre sobre el agua a cambio del perdón de los dioses a los habitantes de la Tierra.

En otro lado, Shun aparece vistiendo su armadura de Andrómeda y escalando los peñascos de los alrededores del Santuario. En ese momento percibe la sombra de un ángel: Teseo. Sin poderse defender, Shun recibe los ataques de Teseo hasta que es lanzado contra una formación rocosa. Al observar bien, Shun se da cuenta que en este árbol están los rostros de los Caballeros Dorados.

Shun se levanta para continuar su pelea con Teseo, mientras le pregunta qué ha pasado con Saori. Teseo responde que Atena está vaciando su sangre y que cuando ella la derrame por completo entonces morirá. Shun se abalanza contra Teseo, quien no tiene problemas para deshacerse de él.

En ese momento Ikki de Fénix aparece para pelear con Teseo, pero el ángel lo derrota con facilidad. Teseo observa que Shun e Ikki intentan levantarse y entiende por qué los dioses quieren a toda costa acabar con los Caballeros de Bronce. La estatua de piedra comienza a sangrar y Shion de Aries vuelve a hablar desde su letargo. Les dice a Shun e Ikki que no fue un error haberles encomendado a Atena, pues ellos la protegerían en su lugar.

Shun e Ikki se levantan y atacan juntos a Teseo, quien los golpea una y otra vez hasta que Shun ejecuta un ataque doble entre sus cadenas de Andrómeda y su Tormenta Nebular, el cual Teseo apenas logra evitar cuando por detrás de Shun, Ikki se levanta con su poder Alas del Fénix y ambos ataques dejan a Teseo fuera de combate; sin embargo ellos quedan en malas condiciones para continuar y se desploman sobre el estanque.

Mientras tanto Seiya, quien había sido enterrado aparentemente, sólo cayó a un compartimiento subterráneo debajo de los estanques. Delante de él está la caja de la armadura de Pegaso hundida en el agua. Seiya se dispone a tomarla, sin embargo siente que su armadura lo rechaza. Mas tarde se da cuenta que no es su armadura quien lo rechaza a él, sino su cuerpo a la armadura.

Ya con su armadura puesta, Seiya se encuentra en su camino a Shiryu de Dragón, flotando de espaldas sobre uno de los estanques, ya sin su armadura y a Hyoga de Cisne, congelado en su posición de ataque, después de una dura batalla contra Odiseo. Seiya le dice a Odiseo que el poder de los Caballeros de Atena para lograr milagros lo puede todo. Shiryu y Hyoga se ponen de pie, pues Seiya les ha recordado que esa fuerza era la que les había permitido vencer a tantos enemigos hasta ahora, incluso a los dioses mismos.

Los tres pelean con Odiseo, pero no pueden hacer mucho. Seiya se adelanta a donde está Saori mientras que Shiryu y Hyoga se encargan de Odiseo. Tras varios intentos, los ataques combinados de Hyoga y Shiryu logran derrotar a Odiseo, pero el Cisne y el Dragón no quedan en condiciones de levantarse.

Seiya sale del paraje donde se llevaba a cabo la batalla contra Odiseo, pero su cuerpo lo sigue rechazando, como si se negara a pelear. Seiya llega a un desierto y ahí enfrenta a Ícaro. El poder de Ícaro no tiene igual con el de Seiya y el Pegaso está apunto de ser eliminado cuando Marín aparece y le muestra un pendiente con una campanilla, el mismo que encontró tirado en la casa del lago.

Marín explica que por años buscó a su hermano, quien portaba un pendiente como el suyo, pero Ícaro la ignora pues él ya no tiene hermana... él ya no es una persona, ahora sirve a Artemisa y su objetivo es convertirse en alguien tan poderoso como un dios.

Ícaro ataca a Marín y aunque Seiya trata de protegerla, ambos caen ante el poder superior de Ícaro. Marín le explica a Ícaro que Seiya es fuerte porque piensa en los demás, cosa que Ícaro ya no quiere hacer, por lo que cuando Seiya llegue con Atena, ni él podrá deterlo.

Ícaro se encuentra con Artemisa en una especie de altar. Artemisa lo reconoce como su Caballero elegido, el único humano al que ella escogió para ser uno de sus ángeles. Seiya sigue avanzando y vuelve a encontrase con Ícaro, con quien vueleve a intercambiar golpes hasta que Seiya es lanzado hacie el templo donde se encuentra Atena.

Seiya llega donde se encuentra Saori, quien se sorprende de verlo y se disculpa con él por hacerlo pelear nuevamente. Saori le preguntan el por qué hace tanto por ella, a lo que Seiya responde que es ella... por Atena.

Entonces el aspecto de Saori cambia y sale del estanque mientras le dice a Seiya que lo matará. Seiya no cree en sus palabras y Saori invoca a su hermana. Artemisa aparece en el templo y Atena le pide su báculo para matar a Seiya. Artemisa se alegra de que al fin su hermana haya vuelto a ser una diosa y le devuelve el báculo. Atena le pregunta a Seiya si aceptará morir por sus manos, a lo que Seiya responde que si, pues ha vivido por Atena y también morirá por ella. Atena clava el filo de su báculo y Seiya cae en el estanque.

Shiryu, Hyoga, Shun e Ikki sienten que el cosmo de Seiya ha desaparecido y se apresuran al lugar donde se encuentra Atena.

Atena se acerca a Artemisa, quien aunque está complacida por la actitud de su hermana, aún tiene dudas pues Atena no está dispuesta a volver con los otros dioses. Atena le dice que lo que ella quiere es que los dioses dejen a los Caballeros y demás humanos vivir como personas y no como esclavos de los dioses. Artemisa siente escuchar esto y aparece un arco y flecha delante de ella lista para matar a Atena.

Seiya vuelve a levantarse para impedir que Artemisa mate a Atena, pero Ícaro aparece de nuevo y vuelven a pelear. Seiya consigue vencer a Ícaro con su Golpe Meteoro y lo arroja a un vacío, pero Marín lo salva de caer. Ícaro recuerda su infancia, cuando le juró a su hermana protegerla. Ícaro entiende que lo que hace fuerte a los humanos es pensar en alguien más y que el motivo verdadero por el cual él se había convertido en un guerrero de Artemisa era para ser tan fuerte como un dios y cumplir su promesa de proteger a su hermana. Marín lo llama por su nombre: Touma.

Artemisa no pierde más el tiempo y lanza su flecha contra Atena, pero es Touma quien se interpone en el camino de la flecha y la recibe en su pecho. Artemisa comienza a comprender la fuerza que tienen los humanos de lograr milagros y se dispone a pelear contra Atena. Seiya se prepara a defender a Saori mientras que le pregunta a Artemisa qué son los dioses en verdad, si solamente parecen gozar al hacer sufrir a los humanos.

La respuesta viene de una nueva figura que aparece. Esta figura es Apolo, quien le dice que esa es una pregunta a la cual nunca encontrará respuesta, mientras que sujeta a su hermana Atena entre sus manos. Seiya lanza su puño haciendo que Apolo suelte a Atena y se dispone a combatir, pero Atena lo detiene diciendo que ninguno de los dos podría igualar el poder de Apolo.

Apolo explica que es hora de que Seiya pague por enfrentar a los dioses y ejecuta el castigo divino. Todos los Caballeros se pierden en la intensa luz que provoca el poder de Apolo, excepto Seiya y Saori, quienes se encuentran desnudos pero de pie
Apolo.jpg

Apolo

después del ataque de Apolo.

Apolo sigue explicando que no pueden revelarse contra los dioses, a lo que Seiya asegura que él no necesita un dios cruel que no deje vivir a los humanos su vida, por lo que enciende su cosmo hasta el infinito y se prepara para atacar directamente a Apolo.

Prólogo: Cuando la intensa luz se disipa, Seiya se encuentra en un lugar que se le hace conocido, listo para partir mientras que Saori lo despide, esperando que encuentre a aquella persona que está buscando.

PersonajesEditar

  • Artemisa (アルテミス, Arutemisu?) es la diosa de la Luna y la caza, hermana mayor de Atenea, esta envía a los Angeles a atacar a los Santos rebeldes que lograron el milagro de matar a un dios. Atenea la presenta como la diosa de la Luna y la oscuridad y esta muestra una personalidad fría durante toda la película. Su único deseo es que Atenea regrese al Olimpo con ella pero cuando entiende que Saori no acepta ir con ella esta más que dispuesta a eliminarla. Su seiyū es Yurika Hino.
  • Apolo (アポロン, Aporon?) intercede justo a tiempo cuando Seiya intenta atacar a Artemisa, y cuestiona a la diosa por su actitud. Luego comienza a estrangular a Atenea, diciéndole que aquellos dioses que se rebajan al nivel de los humanos "son solo escoria". Al ver esto Seiya ataca al Dios del Sol, solo para que todos después presencien su terrible poder. Según lo visto en algunos plantetos, su cosmos es tan grande y poderoso cómo el de Zeus, Poseidón y Hades. Su seiyū es Kazuhiro Yamaji.
  • Los Ángeles (天闘士 (エンジェル), Enjeru?, Angel), también llamados guerreros celestiales, son guerreros encomendados por los dioses con asesinar a los Santos de bronce, por considerarlos rebeldes. Según algunos plantetos oficiales, sus armaduras se llaman Glories.[cita requerida]
  • Teseo (テセウス, Teseusu?) mantiene bajo su protección las estatuas de piedra donde los dioses Olímpicos sellaron las almas de los caballeros dorados. Durante su vigilia siente el cosmos de Shun invadiendo el santuario y lo captura. Después pelea con Ikki e igualmente vence al caballero del Fénix. Shion animaba a los dos hermanos a pelear, y estos se levantan de nuevo pero no como si nada si no que cada vez que se levantaban lo hacían con más fuerza. Teseo impresionado por la determinación de los humanos y comprende el motivo porque los dioses lo enviaron a asesinar a los unos simples caballeros de Bronce. Shun e Ikki lanzan un ataque unidos con todo su cosmos y con este poderoso ataque derrotan a Teseo pero ambos caen abatidos por el empeño. Su seiyū es Toshiyuki Morikawa.
  • Odiseo (オデュッセウス, Odyuseusu?) es un de los dos ángeles llamados por Artemisa para matar a todos los supervivientes del santuario. Su carácter es sumamente arrogante, cuando Hyoga y Shiryu llegan al Santuario Odiseo los espera , ambos usan sus ataques pero el se los devuelve (como los dioses), Se enfrentó a ambos ala vez, a quienes prácticamente derrota antes de la llegada de Seiya, dejando a Shiryu inconsciente y a Hyoga casi congelado. En ese momento Seiya llega y se enfrenta a Odiseo el solo, la pelea es demasiado para el por el estado en el que esta por lo que Odiseo también le derrota pero les pregunta por que luchaban si ya no tienen una diosa por que hacerlo, Seiya le contesta que durante las peleas contra Hades y Poseidón aprendieron que la Fe y la determinación hacen milagros por lo que aprendieron a nunca darse por vencidos. Hyoga y Shiryu son animados por las palabras de Seiya y deciden luchar una vez más, y Odiseo descubrió en ese momento la razón por la que lo mandaron a esa misión, los dioses ordenaron la ejecución de los caballeros de Bronce por que les tenían miedo, Shiryu e Hyoga combinan sus ataques y finalmente logran destruir a Odiseo sin que este se diera cuenta, pero como en el caso de Shun e Ikki ambos caen al suelo por el cansancio. Tenía la habilidad de usar el ataque del enemigo para contraatacar. Su seiyū es Hiroki Takahashi,
  • Ícaro (イカロス, Ikarosu?, nombre real To'uma (斗馬, 'To'uma'?)) es el único ángel humano. Se trata de Touma, el hermano de Marin, desparecido hace ya varios años. Se alejó de todo sentimiento humano para alcanzar el poder de los dioses. Durante su lucha con Seiya apareció Marin quien intentó hacerle recordar sus sentimientos hacia ella. En la lucha final, Seiya pudo derrotarlo, debido a que Atenea había roto el sello de Hades que aprisionaba el cosmos de Seiya. Finalmente Touma, detuvo con su cuerpo la flecha lanzada por Artemisa a Atenea. Su técnicas es Highest Altitude (ハイエスト・アルティテュード, Haiesuto Arutityūdo?, Altitud máxima). Su seiyū es Hikaru Midorikawa.


| |

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar